Inicio | Actualidad | España | El reino animal en el antiguo Egipto.
Nota de Prensa

El reino animal en el antiguo Egipto.

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Fuente: El País Fuente: El País

Los animales eran muy valorados en el antiguo Egipto. Tanto era así que los enterraban (momificados) junto a sus amos. Sentían un gran afecto hacia ellos, por lo que en la mayoría de los jeroglíficos estaban presentes.


No es extraño, por ello, que desde el Imperio Antiguo (2686-2173 a.C.) los egipcios se hicieran representar junto a sus mascotas en los muros de sus tumbas, sarcófagos, etc . El poder mágico y religioso que se atribuía a la imagen en el Egipto faraónico (ya fuese en forma de escultura, relieve o pintura) aseguraba que el dueño y el animal que él quería, así representados, siguieran gozando de la mutua compañía en el Más Allá.

Gracias a estas imágenes podemos conocer muchos detalles sobre la presencia de las mascotas en la vida diaria de los egipcios, sobre las características de las especies y razas de la fauna que entonces vivía junto al Nilo, sobre la domesticación de animales y sobre las prácticas veterinarias.


Los animales domésticos eran abundantes, por lo cual a veces superaban al número de humanos dentro de una misma casa, algo sorprendente en dicha época en la cual el número de hijos excedía de lo que ahora consideramos normal.

El mejor amigo del egipcio

Las mascotas de los antiguos egipcios eran básicamente tres: perros, gatos y monos. Para los egipcios, el perro (en egipcio antiguo iu, o también tyesem) ya era el mejor amigo del hombre, el compañero más fiel en la casa y también el mejor camarada en la caza. Los artistas egipcios pintaron en las paredes de las tumbas elegantes perros, de distintas especies y razas, sin escatimar detalles: algunos poseían un pelaje uniforme, otros eran manchados; unos tenían las orejas grandes y caídas, y otros, puntiagudas y rectas; había perros pastores y perros guardianes; algunos eran pequeños, y otros enérgicos y feroces como el lebrero, un perro de caza al que reconocemos por su hocico alargado, sus largas y delgadas patas y la cola curvada. En algunas escenas de cacería en el desierto se representan hombres armados con arcos y flechas que, con la ayuda de lebreros, dan caza a leones, órices (unos grandes antílopes) y otros animales.

Contacto para nota de prensa:

Empresa: Animalibus Sevilla

Twitter: @animalibusmk

Teléfono de Contacto: 2345 5 62346

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Califica este artículo

0