Inicio | Estilo de vida | LA ESCRITURA: "SERRECOGE" CHATARRA
Nota de Prensa

LA ESCRITURA: "SERRECOGE" CHATARRA

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
SERRECOGE CHATARRA SERRECOGE CHATARRA

Un amigo me dijo una vez, después de que le afease su mala memoria, "es una cuestión práctica. De vez en cuando, he de hacer sitio en la cabeza. Entonces, tiro lo que sobra". Me reí.

Con el paso del tiempo, lo que entonces fue una broma, a mis ojos, ocurrente, ha ido tomando cada vez más sentido, tal vez porque ahora también yo he experimentado la necesidad de "hacer sitio en la cabeza". Sin embargo, la estrategia que para mi amigo era aparentemente de tan fácil aplicación, no siempre ha sido igual de fácil para mí, así que he tenido que buscar mi propia manera de actuar.

En realidad, ninguno de mis hallazgos al respecto es extraordinario, ni tan siquiera original. Curiosamente, la información estaba en mi cabeza, la misma cabeza en la que, de vez en cuando, he de hacer sitio, lo que me hace tomar en cuenta una advertencia: "a ver qué es lo que creemos que nos sobra..., a ver qué es lo que tiramos".

Nuestra humana condición, nos dota de un instrumento que nos es propio como especie: la palabra. Uno de nuestros primeros logros en la vida, es aprender palabras y, lo que es más importante, aprender a usarlas. En ambas habilidades, si queremos -y, en mi opinión, si no queremos también-, ocuparemos el resto de nuestras vidas porque siempre podemos ampliar nuestro vocabulario y porque siempre podemos seguir aprendiendo cómo usarlo. Y es que las palabras "actúan" en todas direcciones. Ellas configuran nuestro pensamiento, le dan forma y contenido. Y ellas, también, nos "conectan" con los demás. Y en ambas direcciones, puede que procedamos con mayor o menor acierto. Si acertamos, aprendemos. Si nos equivocamos, también. Sea como fuere, nos pasamos el día usando a todas horas palabras y más palabras...

Puesto que he hecho de las palabras y su uso -en un sentido bastante amplio-, mi profesión, no es raro que conduciendo dé vueltas a esta clase cuestiones... Me apasiona la palabra y la pasión, a menos que agonice, acostumbra a acompañarnos en cualquier circunstancia. Fue, pues, conduciendo, que me topé con un vistoso y destartalado camión rojo aparcado en un lateral de la vía por la que circulaba. En su parte trasera, rotulado en blanco, con un estilo descuidado, leí "serrecoge chatarra". La visible falta ortográfica hizo titilar mis retinas, aunque, al mismo tiempo, experimenté una inmediata admiración por el autor o autora de aquel "spot" rodante. Y, de alguna manera, todo encajó.

Cuando, a veces, experimentamos la sensación de "tener la cabeza llena", es probable que la tengamos llena de "chatarra", de un exceso de palabrería, de un stock saturado de recuerdos, pensamientos, emociones y sentimientos -todos ellos expresables y comprensibles desde la palabra-. Cuando eso ocurre, es hora de -cómo hacía mi amigo- "tirar lo que sobra". Sorprendentemente, las propias palabras pueden servirnos para hacerlo.

Sentarnos en cualquier lugar que nos pille a tiro, con una libreta y un boli, con un portátil, incluso con el bloc de notas de nuestro móvil, y empezar a volcar sobre la página en blanco -real o virtual-, todo lo sobrante que nos molesta o perturba, tiene un efecto extraordinario. La página en blanco -real o virtual-, manchada de palabras que contienen lo que nos sobra ya en la vida, se convierte en nuestro vistoso y más o menos destartalado camión rojo... "serrecoge chatarra". ¡No!, no corrijamos, por favor, la visible falta de ortografía... Si la paladeamos, nos damos cuenta de hasta que punto nos arrrrranca la chatarra que hemos almacenado, día a día, en nuestra cabeza... Después, vaciados y livianos, podemos abandonar en el olvido aquel texto-basura... O podemos cuidar que sea un texto-basura "vistoso" y, entonces, tal vez, estemos haciendo literatura.

 

Contacto para nota de prensa:

Empresa: www.mercemartiarolas.com

Twitter: @mercemartiarolas

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Califica este artículo

0