Inicio | Economía y negocios | Derecho | Las cifras de siniestralidad en accidentes de tráfico están lejos de considerarse esperanzadoras

Las cifras de siniestralidad en accidentes de tráfico están lejos de considerarse esperanzadoras

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

Anualmente la Dirección General de Tráfico publica el número de víctimas y accidentes de tráfico del anterior período. Por mucho que quieran integrarse en un mensaje optimista, las cifras anuales de siniestralidad están todavía muy lejos de ser consideradas esperanzadoras, pues los porcentajes en los que éstas disminuyen anualmente son todavía muy pequeños (cercanos al 2%)

Por otro lado, tener una buena información, conocer los mecanismos de actuación cuando se produce un accidente de tráfico es, a día de hoy, otra de las asignaturas pendientes en nuestro país. Ante un percance de esta naturaleza, saber actuar tiene mucho más peso que la rapidez de reacción.

Recabar correctamente los datos relativos al siniestro (vehículos, daños materiales, víctimas, etc.) facilita el trabajo a las compañías aseguradoras, reduciendo trámites y agilizando los tiempos de respuesta.

Para ello, las personas involucradas en un accidente de tráfico tienen la obligación de facilitar la mayor información posible, de cara a un mejor esclarecimiento de lo sucedido y con el objetivo de que pueda determinarse con exactitud la responsabilidad del mismo y valorarse en su justa medida. Al mismo tiempo, el adecuado diagnóstico y el correcto tratamiento médico garantizan que la víctima de un accidente de tráfico pueda recobrar la salud y volver a su vida normal. Por otro lado, la precisa valoración de las lesiones permanentes posibilita que el afectado pueda recibir la adecuada compensación económica por las secuelas que llegará a padecer el resto de su vida.

La víctima de un accidente de tráfico , como persona interesada en reclamar una indemnización, cuenta con diversas vías para asegurar la correcta protección de sus derechos como afectada, algo que en derecho romano ya se conocía como restitutio in integrum (restitución por entero). No obstante, la primera consideración parte por confiar su defensa a abogados ajenos a las compañías aseguradoras; de esta forma existe la plena garantía de que se trabaja siempre por los intereses del accidentado y no por los de la propia entidad responsable del abono de las cantidades en concepto de reparación económica.

Contacto para nota de prensa:

Página Web: elaccidentado.com

Etiquetado como:

accidentes de trafico
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Califica este artículo

0