Inicio | Economía y negocios | Crecimiento potencial de una startup: que hablen los números

Crecimiento potencial de una startup: que hablen los números

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Rentabilidad de una startup Rentabilidad de una startup

Una startup, por su propia naturaleza, ofrece limitadas garantías para conocer con exactitud cuál puede ser su potencial crecimiento a tiempo vista. Con poca historia comercial y con un nicho de mercado y clientes aún por conquistar, hablar de la certidumbre para el crecimiento potencial de un proyecto emprendedor puede resultar un asunto poco menos que de ciencia ficción.

Aún más. Verificar que una startup registra grandes ingresos en sus inicios y, en consecuencia, calificar su futuro inmediato como prometedor sólo atendiendo a esa referencia es un error. Y es que los ingresos, cotejados de manera aislada, no tienen por qué estar relacionados con la rentabilidad actual de la startup y mucho menos con las perspectivas de beneficios futura.

Para realizar una evaluación de crecimiento potencial, los inversores que saben lo que se juegan están atentos a los márgenes de beneficios, al crecimiento de las ganancias, al uso eficiente de los capitales y a la posición de la startup en su subsector. Se trata de un análisis con datos cruzados. Ninguno determinante de forma aislada, pero todos interdependientes entre sí. Y claves. Vamos a ver cada uno de ellos.

- Rentabilidad. En el caso de las startups, los crecimientos son alimentados por la frecuencia en la que se producen los beneficios. Normalmente, una startup no tiene acceso a los recursos proporcionados por las emisiones de acciones como sucede con las grandes corporaciones, ni siquiera pueden acudir al mercado de capitales ordinario.

Así las cosas. En lo que hay que fijarse para medir la rentabilidad de una empresa es conocer cómo es el margen de beneficios en cada una de las operaciones comerciales, así como conocer el margen neto. El margen de beneficios ofrece información sobre la capacidad del equipo ejecutivo de la startup para adaptarse a su entorno compitiendo con ventaja. Se evalúa como se controla el gasto de materiales, de mano de obra o en los gastos de envío.

Por supuesto, de lo que se trata es de cruzar esos datos comparándolos con los de los competidores directos de la startup. Controlando los márgenes de beneficios en las operaciones comerciales, se puede alcanzar una estabilidad financiera en el futuro y disponer de capitales de trabajo para encajar el crecimiento del negocio.

El margen neto también hay que compararlo con el de otras empresas del sector y, lo mismo, es clave evaluar su rentabilidad asociada a lo largo del tiempo y si está en expansión o en contracción.

- Uso eficiente del capital. Una clave para determinar el crecimiento potencial de una startup lo tenemos tras examinar con detalle la eficiencia con la que utiliza el capital para ampliar la cuota de marcado o para desarrollar nuevos productos o servicios más rentables. Esto ocurre cuando ya se dispone de datos sobre la situación actual de la empresa, pero en ocasiones es más complejo determinar la eficiencia del uso del capital, esto ocurre cuando se presenta un plan de inversiones con las diferentes fuentes para financiar la startup y un plan evidentemente no es lo mismo que contar con los números de los resultados ya obtenidos.

Dos formas de determinarlo es observar los retornos producidos sobre activos (en inglés ROA) y los que llegan sobre el capital (en inglés ROE). Se trata de testigos que permiten conocer los beneficios adicionales.

El ROA, o las ganancias netas dividido por el total de activos, muestra qué tipo de retornos se generan mediante el uso de sus activos. El ROE, los ingresos netos divididos por el total del patrimonio neto, revela, a su vez, el grado de eficacia con la que la startup genera retornos sobre el capital aportado por los inversores.

- Posición en el sector. No existe una fórmula matemática que permita conocer la fortaleza de una posición de una empresa en su sector, y mucho menos en el caso de quienes trabajan en clave emprendedora. Y se trata de una cuestión que resulta crítica a la hora de la evaluación por parte de los inversores.

Éstos se suelen fijar en factores menos tangibles como el éxito con el que una startup es capaz de extender el valor de su marca o su presencia online. Otro factor clave son los valores añadidos de la startup, los que la hacen más valiosas; factores como unos bajos costos de producción, una correcta organización interna, una tecnología patentada con algún tipo de exclusividad o una situación de privilegio que impida que otras empresas puedan acceder en pie de igualdad al mercado y convertirse a medio plazo en competencia directa.

Por último, se puede enfocar el crecimiento potencial de una startup como una cuestión puramente matemática. Por ejemplo, fijar el nivel de beneficios reales en un año o dos años. Pero también se puede determinar que lo que hay que alcanzar es, digamos, doblar los beneficios conseguidos por la competencia en un periodo de tiempo determinado.

Sólo hay que dejar que hablen los números.

www.crecemas.es

 

 

Contacto para nota de prensa:

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Califica este artículo

0